Convierta a LA NOTA DEL DÍA en su fuente de noticias

Ante COVID-19, comparte La Luz del Mundo víveres con necesitados

La iglesia La Luz del Mundo, consciente de la situación mundial que se vive por motivo de la propagación del virus COVID-19, desde el día 16 de marzo decidió la suspensión temporal de todos sus templos en el mundo, limitando de esta forma el contacto físico entre personas.

De igual forma, hemos exhortado a todos los fieles de la iglesia a respetar de manera puntual, las medidas de seguridad de las autoridades sanitarias, y las instituciones gubernamentales durante el tiempo que dure esta pandemia.

Estas acciones incluyen:

  1. El llamado a todos los fieles en el mundo, para que, en la medida de lo posible se resguarden en sus domicilios, por lo que hemos incorporado la difusión de cultos de oración en línea que, desde el pasado 17 de marzo trasmitimos todos los días a través de nuestras plataformas digitales, para que los miembros de nuestra Iglesia y quienes así lo deseen puedan seguirnos desde la seguridad de sus hogares.
  2. Nuestro reconocimiento a los integrantes de la iglesia que, en un ejemplo de acción solidaria, han aceptado la cancelación temporal de oraciones en los hermosos templos edificados para este propósito, obedeciendo en todos los países del mundo las disposiciones de las autoridades.
  3. Conscientes de nuestra responsabilidad social, así como de nuestra vocación cristiana, hemos hecho una invitación universal a las familias de la iglesia, para reunir víveres y apoyar con despensas a los más necesitados, sea por enfermedad, por edad avanzada o por pérdida temporal de su empleo. Este apoyo contempla, por supuesto, a los miembros de la Iglesia de escasos recursos y a los vecinos y conocidos que, aunque no son de nuestra comunidad religiosa, puedan enfrentar una situación de necesidad. El acopio y distribución de estas provisiones se realiza considerando las recomendaciones y lineamientos de la OMS.
  4. En nuestras oraciones nos acordamos de las autoridades y los gobiernos, como también de los médicos, enfermeras y personal de apoyo que en todo el mundo están haciendo su mejor esfuerzo por atender a las personas que padecen algún tipo de enfermedad, para que Dios le proteja, les de fuerza y dirección para enfrentar esta alta responsabilidad que hoy requiere el ejercicio de su profesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.