Caso contra líder de La Luz del Mundo fue fabricado: Alan Jackson

Google News LANOTADELDIA.MX

Argumentos contra Naasón Joaquín se derrumban y podría estar pronto en libertad

Por: Lina Maria Caro Cubillos*

El 4 de junio de 2019 fue detenido en el aeropuerto de los Ángeles, California el líder religioso de la iglesia La Luz del Mundo, Naasón Joaquín García.  En manos de la fiscalía de California y ante un juez en esta ciudad, fue acusado por personas anónimas de cometer alrededor de 27 delitos. Por esta razón se abrió un proceso judicial en su contra para determinar la veracidad de estas acusaciones.

Esta noticia escaló rápidamente en medios a nivel internacional. La falta de conocimiento jurídico, el deteriorado concepto social sobre muchos líderes religiosos y en otros muchos casos, la mala fe de algunas personas, produjo que se violentara de manera grave el derecho a la presunción de inocencia del líder de esta Iglesia en muchos medios periodísticos.

Creditos: A quien corresponda / Internet

Contrario al ideario social que había creado esta noticia, los feligreses de esta Iglesia se mostraron tranquilos. Manifestaron una actitud que daba la certeza de ser imperturbable, a pesar de la fuerte ola de comentarios y juicios negativos en torno al caso.

Actualmente, y después de más de dos años, el proceso no ha avanzado significativamente. Es por eso que millones de personas alrededor de todo el mundo, observan con detenimiento la seguridad jurídica que debe garantizar dentro de este proceso el Estado que ostenta el primer lugar como potencia mundial en numerosos ámbitos.

Ahora bien, la protección y seguridad jurídica de los derechos humanos y civiles del señor Naasón Joaquín García se encuentran en entredicho, toda vez que 31 días antes del juicio programado para el 17 de septiembre de 2021 la fiscalía pidió una conferencia urgente con el juez que conoce el caso y el abogado de la defensa. La fiscalía expresó que «había descubierto evidencias que, en sus propias palabras, “la defensa podría encontrar exculpatorias», mismas que deliberada y reiteradamente en audiencias públicas había negado tener por más de dos años.

Creditos: A quien corresponda / Internet

La muy cuestionable teoría del “lavado de cerebro”

En este orden de ideas, la defensa tiene acceso por primera vez al material probatorio en el que se fundamentan las acusaciones de la fiscalía. El resultado es sorprendente: la defensa ha encontrado un enorme número de pruebas que exculpan al acusado líder de la iglesia. Pero no solamente esto, también se han evidenciado pruebas que derriban varios de los supuestos teóricos propuestos por la fiscalía en el caso, específicamente la teoría del “Lavado de Cerebro”.

De esta manera es totalmente válido considerar – dada la gravedad de los hechos –   que este hallazgo constituye un precedente muy llamativo no solamente en este caso, sino también en el ordenamiento jurídico de los Estados Unidos. Como ejemplo, se puede mencionar que para determinar la exorbitante fianza de 90 millones de dólares nunca vista en el Estado de California en contra de Naasón Joaquín, el juez se basó en esta teoría, y hasta el día de hoy le mantiene en prisión.

En aras de comprender mejor la gravedad de lo que está sucediendo en este caso, se debe mencionar que entre los delitos que se le imputaron al señor Naasón Joaquín, se encuentran los de “tráfico de personas” y “actos forzados sexuales”. Sin embargo, la defensa ha evidenciado dentro del material probatorio suministrado por la fiscalía, que las supuestas víctimas (Jane Does) no han sufrido en ningún momento privación de su libertad; tampoco existe evidencia de que hayan sido forzadas o amenazadas con el fin de realizar alguna acción o delito. Caso contrario, es que la defensa ha evidenciado que ellas mantenían una comunicación muy activa, donde expresaban su entera libertad de tomar decisiones de acuerdo a sus propias convicciones.

Es el caso que en la página 41 de la moción, la defensa refiere que uno de los agentes de la fiscalía eliminó textos potencialmente exculpatorios que revelaban que las Jane Does aparentemente realizaban actos sexuales a cambio de dinero, expresaban sentimientos amorosos por hombres mayores, tenían poco respeto por La Luz del Mundo y no se sentían amenazadas nadie, ni por Alondra Ocampo (la coacusada), ni por el Apóstol. 

Creditos: A quien corresponda / Internet

El agente de la fiscalía también eliminó y ocultó los textos relativos a las parejas sexuales de las Jane Does, a quienes en realidad se refieren las conversaciones y su uso de insultos raciales.

En este orden de evidencias, se llega al punto de que la premisa mayor que usa la fiscalía para acusar a Naasón Joaquín, es la teoría del lavado del cerebro. Sobre esta teoría, es importante citar lo que un numeroso grupo de académicos de diferentes universidades del mundo, escribían en el año 2016 al parlamento de Israel: “Los sociólogos y otros científicos sociales reaccionaron contra las teorías del “lavado de cerebro”, afirmando que no formaban parte de la ciencia aceptada y que se usaban como una simple herramienta para negar la libertad religiosa a grupos impopulares etiquetados como “sectas”. 

La teoría del lavado de cerebro, sin sustento científico

Al mismo tiempo, la experta en nuevos movimientos religiosos en USA, Rebecca More se expresa en torno a este teoría afirmando que “Rechazo la idea del lavado de cerebro por tres razones: es pseudocientífico, ignora las explicaciones basadas en la investigación del comportamiento humano y deshumaniza a las personas al negar su libre albedrío”

Dentro de su trabajos de investigación, Moore, quien también es profesora emérita de Estudios Religiosos en la Universidad Estatal de San Diego (California), concluye que el lavado de cerebro se usa con tanta frecuencia para describir las conversiones religiosas que tiene cierta credibilidad, como si estuviera basado en la teoría científica.

Pero el lavado de cerebro presenta lo que los científicos llaman una «hipótesis no comprobable». Para que una teoría sea considerada científicamente creíble, debe ser falsable; es decir, debe poder demostrarse que es incorrecta. Por ejemplo, tan pronto como las cosas dejen de caer hacia abajo, sabremos que la teoría de la gravedad es falsa, concluye.

*Lina Caro es abogada de la Universidad La Gran Colombia, es especialista en el tema de Derechos Humanos y tiene experiencia en el área jurídica tanto en el sector público, como en el privado.

Coentarios de Facebook
LANOTADELDIA
Sitio Web de Noticias y más. Síguenos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube como @lanotadeldiamx