Los arqueólogos han desenterrado joyas de oro, puntas de flecha y un gran espejo de bronce en túmulos funerarios de aproximadamente 2.000 años de antigüedad en la región de Turkestán, en el sur de Kazajstán.

Se cree que los artefactos fueron fabricados en la época del estado de Kangju, una entidad poco conocida que gobernó la región entre el siglo V a.C. y el siglo IV d.C.

Fuente