Los recortes de las tasas de interés por parte del Banco Central Europeo y el Banco de Canadá esta semana significan que la flexibilización monetaria está en marcha en las grandes economías del mundo, incluso si hay mucha cautela sobre cuándo se unirán otros.

Fuente