UNA DE las peores cosas de la democracia es la forma en que hablamos de ella.

Fuente