Un “conservadurismo” que rechaza la libertad individual y busca refugio en el estatismo no puede defender la libertad ni facilitar el florecimiento humano.

Fuente