El fanatismo como enemigo del conocimiento y razón, caso Hipatia

Convierta a LA NOTA DEL DÍA en su fuente de noticias

Eva Yañez, LUNES 28 DE OCTUBRE DE 2019

La pintura bajo el nombre “La escuela de Atenas” de Rafael Sanzio, es un cuadro dedicado a los mayores pensadores griegos, donde puede identificarse a Platón, Euclides, Arquímedes, Aristóteles, Sócrates, etcétera. Dentro de esas figuras masculinas se identifica una figura más estilizada y es Hipatia de Alejandría, matemática, astrónoma, filósofa, maestra de prestigio en la escuela neoplatónica cuyas ideas parten de los pitagóricos. Una sociedad científica que basaba su sistema de pensamiento en la contemplación y el descubrimiento del cosmos, palabra que crearon ellos mismos, como un universo ordenado por unas leyes cognoscibles. Los fenómenos eran tan sólo la forma en la que se reflejaban los números. Las matemáticas encarnaban la perfección y constituían su guía moral. Para la creciente iglesia católica no se relacionaba con sus principios, por lo tanto los constituían herejes.

Hipatia se negó a traicionar sus conocimientos científicos para convertirse al cristianismo, pese a que se mostró respetuosa con todas las religiones. Pero fue víctima de una conspiración, según parece por motivos políticos, en una época de luchas por ponerle fin al imperio romano y el neoplatonismo rumbo a la consolidación de la iglesia católica en esas zonas geográficas.

El lugar

Alejandría era un centro intelectual y comercial en el delta del Nilo y el lugar donde se conservó la cultura griega. Era una ciudad cosmopolita habitada en su mayoría por una población de origen griego, y por egipcios, romanos, judíos y, en menor cantidad, etnias árabes, sirias y persas. Fue durante siglos la metrópoli intelectual y cultural del mundo. La creó Alejandro Magno, que planeó que fuese la ciudad mejor del mundo. Tras la muerte de Alejandro –306 a. C.– su imperio se dividió, Tolomeo I heredó Egipto y Alejandría fue la capital de su reino. Tolomeo fundó allí el Museo, ciudad famosa además por su enorme Biblioteca y sus grandes templos.

El tiempo

El emperador Teodosio  proclamó el catolicismo como religión única del Imperio, el poder eclesiástico se había instalado en las ciudades e iba asfixiando a los de diferente forma de pensar. Atacados con una intolerancia feroz, no sólo contra los adeptos a los antiguos cultos, sino contra los disidentes de todo tipo, ya fueran herejes o judíos, muy numerosos en Alejandría. En esta ciudad, tanto el clero como los monjes de los desiertos vecinos y los llamados parabolanos –unos servidores de la Iglesia que también actuaban como sus guardias– seguían los dictados del obispo, y en momentos de conflicto no vacilaban en promover violentos disturbios para demostrar su fuerza, destruir los templos de los infieles y acallar sus voces.

Causas

En esta ciudad, tanto el clero como los monjes de los desiertos vecinos y los llamados parabolanos –unos servidores de la Iglesia que también actuaban como sus guardias– seguían los dictados del obispo, y en momentos de conflicto no vacilaban en promover violentos disturbios para demostrar su fuerza, destruir los templos de los infieles y acallar sus voces.

De acuerdo a recopilación plasmada en libros de historia, divulgación científica y teológica, Hipatia era conocida y respetada por sus valores éticos y su sabiduría y los representantes políticos, paganos y cristianos, recurrían con frecuencia a sus consejos. Fue maestra y amiga de Orestes, el prefecto de Alejandría, que era católico y defendía la convivencia pacífica entre todas las culturas y religiones.

Un factor clave es que en el año 391 el cristianismo se había convertido en la religión única y oficial del Imperio Romano, lo que tuvo como consecuencia que todo lo pagano y lo científico era perseguido. Durante el tiempo que Teófilo estuvo como obispo, se destruyó todo aquello que guardara conocimiento científico

Cirilo, nombrado obispo de Alejandría, consideró la influencia de Hipatia entre los altos cargos de la política imperial y municipal, representaba una amenaza. Envidiaba el prestigio social que gozaba entre las capas sociales altas de Alejandría. Por ello, decidió iniciar una campaña de difamación contra ella presentándola como una bruja peligrosa entregada a la magia negra que había embrujado a Orestes -quien era católico y prefecto de Alejandría -para enfrentarlo a los cristianos, entre los cuales, la filósofa, creaba ateos. La difusión de estas falsedades hizo que el mal ambiente entre la gente llegase a tal extremo que, en marzo de 415, un grupo seguidores de Cirilo le dieran muerte.

El acto

Investigaciones coinciden que la forma en que le dieron muerte se dio en el cuarto año del obispado de Cirilo, alrededor del año 415 fue asaltada en su carruaje por los parabolanos. Éstos la desnudaron, violaron y arrastraron por la ciudad hasta llegar al Cesáreo, la catedral de Alejandría, donde la golpearon con tejas hasta la muerte (en otros documentos hablan de des hoyarla con conchas acción denominada ostrakas) hasta la muerte para después descuartizarla, pasear sus restos por la ciudad, se llevaron sus miembros destrozados a un lugar llamado Cinarón y los quemaron, relata el historiador Sócrates Escolástico, coetáneo de Hipatia.

Sócrates Escolástico historiador cristiano coetáneo de Hipatia se dedicó a recabar la historia, además del discípulo de Hipatia, que es la principal fuente de información, Sinesio de Cirene.

La impunidad

De acuerdo a investigaciones, Su asesinato fue consecuencia del conflicto entre el poder civil de Orestes y el eclesiástico de Cirilo y no una confrontación entre ideas científicas como paganismo y catolicismo, como defendieron pensadores ilustrados como Voltaire o Toland.

Los asesinos no fueron castigados. Orestes, informó a las autoridades de Constantinopla para que se iniciara una investigación, pero ésta fue pospuesta en repetidas ocasiones. Aquellos que con su muerte buscaban imponer el fanatismo al razonamiento, la tolerancia y la búsqueda del conocimiento de la escuela de Hipatia, quedaron impunes y hasta la fecha según el portal http://es.catholic.net/ sigue siendo considerado dentro del catolicismo como <santo>.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deja Tu Me Gusta en la Pagina de Facebook

Ayuda nos compartiendo nuestras notas en tus redes sociales.


This will close in 30 seconds