Convierta a LA NOTA DEL DÍA en su fuente de noticias

Empresarios comprarán más de 3 millones de cachitos para la rifa

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que en la cena que ofreció este miércoles a casi un centenar de empresarios en Palacio Nacional logró que 75 de ellos se comprometieran a comprar 3 millones de cachitos –la mitad de los que se emitirán– para la rifa que tendrá como premio el valor del avión presidencial, es decir 100 premios de 20 millones de pesos.

“Hubo compromisos por 1,500 millones de pesos, como 75 empresarios. Estamos hablando como de casi 3 millones de boletos, casi la mitad. A finales de este mes, la Lotería empieza a distribuirlos”, comentó López Obrador en su conferencia mañanera.

La noche de este miércoles, por casi 90 minutos, el presidente ofreció una cena con tamales de chipilín y chocolate tabasqueño a empresarios como Carlos Bremer, director general de VALUE Grupo Financiero; María Asunción Aramburuzabala, directora General de Tresalia Capital; Carlos Slim, presidente de Grupo Carso, y Emilio Azcárraga, presidente de Televisa, para ofrecerles boletos para la rifa del próximo 15 de septiembre.

El presidente confirmó que a los invitados se les dio una carta en la que les ofrecía comprometer de 20 a 200 millones de pesos. No obstante, aclaró que se les insistió a los empresarios que se trataba de “participar de manera voluntaria”.

“No es nada obligatorio, es voluntario, les dije que que nadie se fuese a sentir mal sino participaba, estaba de acuerdo, que éramos libres, fue una reunión muy fraterna”, comentó.

López Obrador explicó que esa carta compromiso servirá para que Banobras tenga los datos de quienes se sumaron de manera voluntaria y saber a dónde se les entregarán los boletos que adquirirán.

Aunque inicialmente el presidente había planteado que le propondría al centenar de empresarios que adquirieran 4 millones de cachitos – lo que representa 2,000 millones de pesos–, no se alcanzó la meta debido a que algunos de los invitados no pudieron asistir, por lo que dijo que la convocatoria para sumarse está abierta.

El presidente afirmó que la decisión de su gobierno de realizar una rifa con premios equivalentes al costo del avión presidencial, no solo busca dar premios, sino que sea “un acto aleccionador para que nunca jamás nadie más se atreva a ofender de esa manera al pueblo de México”.

Incluso mencionó que hubo un empresario –de quien no dio el nombre– que se comprometió a comprar un “importante número” de boletos para regresarlos al gobierno y que sean repartidos a las comunidades indígenas.

“Tengo que agradecer mucho a los empresarios, es un reconocimiento especial, primero porque asistieron, tomaron en cuenta la invitación, no hubo desaires. Los convocamos y participaron, se les hizo una exposición de por qué se toma la decisión de rifar el avión presidencial o la cantidad de dinero que significa el valor de ese avión”, comentó.