Imagen principalLa hija filial孝女Fotografía de Mengyu Zhou

“No sé si se puede llamar a esto un proceso de curación, pero sentí como volver al lugar del que siempre había huido”, dice el fotógrafo radicado en Berlín y París. Mengyu Zhou de su proyecto La hija filial孝女, que actualmente se exhibe como parte de una exposición colectiva en Konnekt Berlin. “Finalmente puedo contar su historia”.

En la serie de Zhou, protagonizada por su prima Orange, ofrece una visión íntima de la vida de una mujer atada por expectativas sociales y familiares, que siguen siendo rígidas y asfixiantes en medio de una China que cambia rápidamente. Las imágenes de Orange en su ciudad natal, Wenzhou, una ciudad industrial en la provincia china de Zhejiang, son soñolientas y atmosféricas. Se la representa mientras se viste, merodea en un auto estacionado o se sienta con indiferencia en una hamaca bajo el sol abrasador. Pero debajo de esa capa de hastío hay una narrativa continua de la individualidad contra todo pronóstico.

Orange, que ahora tiene 29 años, creció con Zhou en Wenzhou, pero los dos se separaron cuando Zhou se mudó a Alemania con sus padres a la edad de seis años. Orange, decidida a vivir en otro lugar como su prima, abandonó la escuela secundaria para postularse en el extranjero, solo para que sus padres cancelaran su solicitud sin consultarla, recuerda Zhou.

Sin diploma, Orange llenó sus días con trabajos ocasionales y fue etiquetada como una mala perspectiva de matrimonio, siendo su única cualidad redentora su juventud. Luego le dijeron que se casara o que se estableciera con alguien; se casó con un novio que había conocido cuando tenía poco más de veinte años, pero su relación terminó al año. Luego, pasó de enfrentar la presión para casarse a lidiar con la vergüenza de ser una mujer divorciada. A día de hoy, su familia sigue insistiendo en que se vuelva a casar.

Al nombrar la serie, Zhou dice: “孝女 “Me vino directamente a la mente, pero me costó encontrar una palabra en inglés o alemán, ya que casi no hay traducción directa”. Recordó haber hablado con visitantes no asiáticos que tenían problemas para comprender la dinámica en torno al deber y la piedad filial. “Esto es con lo que crecimos. Al ser hija, naces con la expectativa de cuidar de tu familia, de ser una persona considerada, de ser siempre amable y comprensiva. La gente en Occidente dirá: ¿por qué (Orange) no puede simplemente alejarse y cortar los lazos? No es tan fácil, porque hasta el día de hoy intenta demostrar que es una buena hija”.

Para Zhou, la historia de Orange no sólo es cercana a casa, sino también un recordatorio de lo que podría haber sido su vida en un universo alternativo si se hubiera quedado en Wenzhou. “Quería huir de eso y salvar a todas las mujeres del lugar, pero es una relación de amor y odio. Lo amo muchísimo; crió a mis padres y a todas las personas que amo”, dice. “Mi vida no es perfecta, pero tengo la libertad que tengo, por lo que estoy profundamente agradecido”.

Fotografías de archivo y paisajes urbanos también pueblan la serie. La reformulación que hace Zhou de los retratos familiares en tonos sepia y las vistas de la ciudad de Wenzhou (collages de la vida real de rascacielos y montañas de tinta) arrojan luz sobre la discordia entre los viejos valores y el crecimiento en todas sus formas digitales y concretas.

Un sentimiento de haber sido dejado atrás por el progreso ahora impregna la cultura juvenil china (躺平 (tang ping), que significa acostarse, o 擺爛 (bai lan), dejar que se pudra, siendo los ejemplos más virales). Pero el trabajo de Zhou es más fuerte por su enfoque en las mujeres, que no sólo luchan por significado y movilidad, sino que buscan independencia y identidad en una cultura que no ha abandonado sus tradiciones patriarcales en el pasado. Ese hilo continuará a través de sus proyectos futuros, que espera que tomen la forma de conversaciones con otras mujeres en Wenzhou. “Mientras viva, habrá una conversación continua entre mi ciudad natal y yo. He recorrido un largo camino y ahora puedo estar allí durante dos meses sin volverme loco”, se ríe Zhou.

La hija filial孝女 de Mengyu Zhou se exhibe como parte de una exposición colectiva en Konnekt Berlin hasta el 23 de junio.



Fuente