El cáncer de piel es el cáncer más común en los EE. UU., y solo se necesita una quemadura solar intensa durante la niñez o la adolescencia para casi duplicar las posibilidades de que una persona desarrolle melanoma.

Fuente