Osgood “Oz” Perkins ha perfeccionado escrupulosamente un estilo de dirección como ningún otro. Con películas como La hija del abrigo negro, Soy la cosa bonita que vive en la casay Gretel y Hansel, su vibra lúgubre y tambaleante es inconfundible. Pero si bien hace thrillers asombrosamente fotografiados, sus narrativas tienden a demorarse a un ritmo que es más de tortuga que de liebre. Para algunos, es el pináculo de suspenso a fuego lento. Para otros, como yo, ha sido una batalla cuesta arriba.

Piernas largas perfecciona la fórmula del cineasta apoyándose en la estética ociosa de Perkins que se arrastra como una niebla ondulante, enfatizando la tensión continua de caza y acecho apretada como la soga de un verdugo. El dominio de Perkins sobre velocidades persistentemente bajas nunca ha sido mejor, ni su presentación ha sido más estupendamente infernal. Piernas largas es su mejor trabajo con diferencia, y se recomienda enfáticamente tanto si eres un fanático devoto como si lo aprecias por primera vez (como yo).

Maika Monroe consolida su estatus como una de las mayores favoritas del terror contemporáneo con Piernas largas.

NEÓN

maika monroe interpreta a la recluta del FBI Lee Harker, consolidando su estatus como una poderosa estrella del género contemporáneo (Sigue, El invitado, villanos). Harker se encuentra en el Pacífico Occidental investigando un caso de asesino en serie sin resolver, haciendo equipo con su superior, el agente Carter (Blair Underwood). Conocemos al adversario de Harker como “Longlegs” (Nicolas Cage), un individuo trastornado responsable de la muerte de maridos, esposas e hijos inocentes. Todo es muy procedimental mientras Harker descifra el lenguaje alienígena de Longlegs y resuelve acertijos ocultos, con respeto hacia Siete o Silencio de los inocentes. Pero Piernas largas se convierte en un thriller satánico pútrido, retorcido y triunfalmente sombrío entregado personalmente por el propio Lucifer, sentido a través de las acciones desesperadas de Harker para poner fin a la racha de masacres de Longlegs.

Perkins ha construido una marca a partir de movimientos de cámara a la deriva y temas ácidos, técnicas tortuosas que elevan la brutalidad blasfema de Piernas largas. Cada escena está llena de inquietud e incomodidad, como si el mal pudiera atacar en cualquier momento. Hay algo perversamente voyeurista en la investigación de Harker y en la forma en que el director de fotografía Andrés Arochi encuadra a Monroe cuando está sola, mientras la cámara mira a través de las ventanas o desde atrás. La malevolencia fluye como un río a través de cada escena, generando comparaciones con viajes igualmente deliciosos a la guarida del diablo como Pyewacket o El caramelo del diablo. Piernas largas es la estética característica de Perkins al máximo volumen, que permanece en tus pensamientos, debajo de tu piel y en la boca del estómago mucho después de que termina.

Piernas largas recorre una delgada línea entre el crimen procesal y la película de terror infernal.

NEÓN

Piernas largas baila una delgada línea entre el thriller policial y el cuento de terror infernal, sin perder nunca la intriga de combinar ambas fórmulas. Perkins utiliza deliberadamente filtros de color rojo y negro que chocan para provocar la locura, superando inserciones repugnantes de serpientes deslizándose que actúan como transiciones entre escenas con Harker y Longlegs. Destacados actos de rock 'n' roll de los 70 como T. Rex juegan con los extraños comportamientos de Longlegs, vinculando temas como “Bang a Gong (Get It On)” a visiones atroces. Perkins se apoya en imágenes espeluznantes como muñecas con ojos muertos, reptiles entrelazados y evidencia de la escena del crimen que golpea como un martillo de cincuenta kilos. Piernas largas no evita que su audiencia vea tomas nauseabundas de gusanos retorciéndose sobre cadáveres o personas con sus cerebros salpicados contra las ventanas; Cicatrices psicológicas y castigos dolorosos son los regalos de despedida de la película.

Monroe y Cage son un dúo dinamita del gato y el ratón cuyas actuaciones se intensifican con las llamas de una milla de altura de la ruina temática. La actuación de Monroe está lo suficientemente herida como para temer por su seguridad, pero lo suficientemente resistente como para que no podamos esperar a ver cómo resuelve otro acertijo o se enfrenta a los demonios de su infancia. Sus ojos cuentan historias, ya sea vendiendo sus nervios alterados o suplicando clemencia, mientras que su frialdad profesional juega con humor y robótica contra las bromas de Underwood o las adorables bromas de su hija. Monroe es una generosa compañera de pantalla que contrasta las personalidades de sus compañeros de reparto, especialmente con la interpretación de Alicia Witt como la madre preocupante y que insta a orar a Harken.

Por el contrario, Cage es la encarnación del mal: una imitación hinchada y pálida de David Lee Roth que es ineludiblemente aterrador de contemplar. Este es el Nicolas Cage más aterrador que jamás haya sido: como si Tiny Tim se encontrara con el hair metal de los 70 con un toque saludable de Para atrapar a un depredador. No importa lo que Cage haga en la pantalla, él respira fuego y azufre. Su voz áspera pero tímida se borra cuando luego chilla como un líder delirante, y su físico psicópata sonriente surge de tics socialmente incómodos que te ponen los pelos de punta al verlo. Perkins saca lo mejor de Cage, una película aterradora Los más buscados de América monstruo y espantoso encantador de culto.

Piernas largas trasciende sus muchas influencias de terror y suspenso para convertirse en algo más repugnantemente inquietante.

NEÓN

Dicho todo esto, dados mis comentarios anteriores sobre el trabajo de Perkins, el impulso de la película cae una o dos veces, pero eso es dividir los pelos por el bien de la crítica. La prístina “permanencia” puede parecer más experimentalmente artística que funcional en estos escasos momentos, volviendo a caer en el estilo sobre la sustancia. Las películas de Perkins avanzan con pasos ligeros (intencionalmente) y esa ha sido una de mis luchas a lo largo de los años. Las secuencias de la sección central pueden desarrollarse de una manera un poco más laxa de lo que podría ser mi preferencia, pero son representativas de lo que los fanáticos de Perkins adoran y tienen más energía de lo habitual.

Considerándolo todo, Piernas largas es diabólico. Es una potencia satánica que arrastra al público a través del infierno y de regreso. Su violencia dura y directa se siente visceralmente, su cinematografía se baña en una repugnancia ingeniosa que es orgánicamente de terror, y sus influyentes odas a los clásicos procedimientos de suspenso y terror son repugnantemente efectivas. Lo último de Perkins no sacrifica las tarjetas de presentación del cineasta, pero modera sus indulgencias para lograr un atractivo más amplio. Piernas largas hace que la obsesión por los asesinos en serie de Netflix parezca un juego de niños: este es un triturador de almas de primer nivel.

Piernas largas se estrena en cines el 12 de julio.

Fuente