Los estamos viendo:

Por Jaime García Medina

El 4 de este mes se cumplen cinco meses que el presidente internacional de la Iglesia La Luz del Mundo fue retenido por la ya conocida fiscalía de California.

En todo este tiempo se le violó con todo dolo su derecho de presunción de inocencia. Se le violaron sus garantías desde la instancia creada para la procuración de justicia -ahí véale- que hoy actúa como un auténtico tribunal de la santa inquisición, sin pruebas y por la fuerza bruta; el juez multó a dos fiscales por no entregar a la defensa las “pruebas” en su contra -ahí véale-; se le fijó la fianza más alta en la historia de los Estados Unidos para luego negarse esta abusivamente cuando supieron que estaba el dinero listo para pagarla -ahí véale- y contra la ley, transcurrieron los 60 días de plazo que tiene la fiscalía para entregar sus “pruebas” sin haber ocurrido esto -ahí véale-.

En resumidas cuentas, se advierte claramente el dolo, el festín de crueldad que se armó el fiscal de California, católico confeso, ex monaguillo, fanático religioso que cree que el papa lo es todo, el mismo fiscal que no investiga la pederastia clerical aunque Los Ángeles Times se lo reclame; el que no investiga prácticas ilegales como ya lo hacen 47 estados -de forma simultánea- de la Unión Americana a las empresas Google o Facebook en su estado, solo porque no quiere.


Estamos entonces ante una retención sin freno y esta frase lleva doble significado. La retención del líder religioso ha sido sin freno o contrapeso alguno porque la ley ha sido mancillada una y otra vez por el fiscal canalla, y sólo porque su defensa es muy experimentada y calificada ha enderezado el caso. Ha sido sin freno también porque el objetivo perseguido no puso un alto a la Iglesia La Luz del Mundo.


Al revés. Acabo de revisar la página de Berea Internacional en Facebook y veo que en los últimos días la Iglesia ha mantenido un activismo sorprendente en volumen y en éxito. Me refiero a tres hechos relevantes: el primero es una gira de ministros por 3 continentes en países donde la Iglesia empieza a despuntar y en Filipinas hasta bautismos tuvieron, pero en todos los países las fotos muestran un gran éxito para el momento por el que cruzan; el segundo es que hicieron un gran evento en las fiestas patrias y llenaron palmo a palmo su glorieta y calles principales; el tercero es que su predicación va a ritmo constante, sostenido o firme.

Ratifico aquí entonces, a 3 días de otra audiencia: el fiscal de California -omití el nombre porque el tipo me parece basura y yo ahí no ando- no termina de armar su fábula negra; el grupo sigue litigando en medios de comunicación el caso cuando tienen la fiscalía a su disposición; a cinco días de la próxima audiencia los acusadores -en la Biblia un acusador es el demonio mismo- salieron a hacer una manifestación -no se entiende para qué si la víctima es el retenido- a la calle y entre todos no llenaron una camioneta para 9 personas -ahí véale-.

La verdad saldrá a flote y habrá un gran revés para esa fiscalía corrupta pero mientras tanto hay que decirlo: al líder religioso lo tienen retenido pero sus saludos, sus consejos, su enseñanza, no. Esas están libres, como el viento, y cada vez son más exitosas en el mundo.

Para quien no lo crea, busque Berea Internacional en Facebook, lea y salga de dudas. Y si usted conoce a un ciego de esos que no tienen remedio porque no quieren ver, no se entretenga informándoles nada. Es mejor que no vean, es mejor que crean ilusamente que van bien.

P.D. Para quienes leen a los que insinúan que a mi familia le ha ido bien estos años, digo ¡Sí: porque Dios es misericordioso!

Articulo de afondojalisco.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *