McKinsey, Accenture y otras grandes empresas quieren contratar con una red más amplia, centrándose más en las habilidades que en el pedigrí. Puede que sea más fácil decirlo que hacerlo.

Fuente