Tecámac, Estado de México, 20 de octubre (SinEmbargo).- Hay un tema que no ha sido mencionado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador ni por los miembros de su Gabinete. Cuando se habla de la construcción del Aeropuerto en la Base Aérea de Santa Lucía y de la cancelación de la obra se mencionan la corrupción, el suelo, los amparos, pero no hay un informe sobre el impacto que este proyecto tendrá en el sistema hídrico de la zona.

Un grupo de vecinos, aunque cada vez más reducido, no quita el dedo del renglón y le dicen al Presidente, al que desde enero le han solicitado una audiencia, que el Aeropuerto y todos los servicios que traerá consigo, agudizará la crisis de agua que ya se sufre.

Estas personas se desmarcaron de los amparos interpuestos por el colectivo #NoMásDerroches, ya que tampoco estaban de acuerdo con la construcción del Aeropuerto de Texcoco, también por el tema del agua. Insisten en que no es un tema de tierras y permisos, sino la explotación de la cuenca Cuautitlán-Pachuca, una de las más importantes y que representa el 23 por ciento de la Cuenca del Valle de México. De ahí se abastecen varias de las zonas más sobrepobladas de la Ciudad de México, el Estado de México (35 municipios, incluido Ecatepec) e Hidalgo (13 municipios).

Los habitantes de Nextlalpan, Tecámac y Zumpango, municipios vecinos a la Base Aérea de Santa Lucía exigen también la realización de la consulta bajo los términos del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) –libre, previa e informada– de la que son merecedores por ser pueblos originarios.

Mateo Martínez Urbina, Presidente del Sistema de Agua Potable de Tecámac y representante de los vecinos inconformes, dijo en entrevista con SinEmbargo, que aunque aparentemente ya se acabaron los recursos legales a nivel nacional, se analiza ya acudir a instancias internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Hay una insistencia clara hacia las autoridades: no es un problema de tierras, de permisos o de preferir Texcoco; es un problema de agua.

“No es un tema de tener o no los permisos, que compren las tierras o las expropien, que arriben árboles, que es grave porque piensan tirar 5 mil 196 árboles, lo más grave es el agua porque es vital. En los años 50, la gente rascaba con las manos y encontraba agua, después se fue perforando más a tal grado que ahora se tiene que rascar mínimo 150 metros para encontrar agua potable. Nos angustia mucho que estamos a 2 mil 340 metros de altura sobre el nivel del mar y no hay ningún río ni laguna que nos abastezca de agua potable”, comentó.

De acuerdo con documentos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), al acuífero Cuautitlán-Pachuca, ya le faltaban más de 40 millones de metros cúbicos de agua. Con la llegada de los fraccionamientos tras la designación de Tecámac como “Ciudad Bicentenario”, y se abatieron más los mantos acuíferos. Hasta el momento ya faltan 106 millones de metros cúbicos según esos mismos informes.

“Sabemos que el agua está agotada. La Universidad Nacional Autónoma de México tiene un estudio en el que señala que hay agua para 40 años para los habitantes, pero si ahorita con el banderazo y si se logra la construcción habrá más explotación de agua: al aeropuerto actual diario llegan 38 pipas, con capacidad de 40 mil litros, en la MIA que presentaron dicen que van a ocupar 6 millones y es falso, serán muchas más porque el Aeropuerto no llega solo; traerá fraccionamientos, hoteles, centros comerciales y todos consumen agua”, agregó Martínez Urbina.

El proyecto incluye una interconexión vial de 46 kilómetros, que se recorrerán en 35 minutos para el tránsito de pasajeros en vuelos de interconexión y se ha insistido en que será sustentable porque reducirá emisiones, generación de desechos, economizará agua y recursos en su construcción.

Desde hace años, estas zonas del Estado de México solo tienen agua potable la mitad del día debido a la escasez que les trajo un primer mega proyecto de Ciudades Bicentenario que les impuso el entonces Gobernador de la entidad, Enrique Peña Nieto. Se promovió como un impulso al desarrollo económico de siete municipios, pero todo devino en la construcción de fraccionamientos, tala de árboles y despojo de tierras de uso agrícola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *