Convierta a LA NOTA DEL DÍA en su fuente de noticias

Trump acusa golpe de Estado en su contra

Washington.— Enfurecido por las investigaciones con fines de impeachment que lanzaron los congresistas demócratas en su contra, el presidente estadounidense Donald Trump los acusó de buscar un “golpe de Estado” y de perder el tiempo con “porquerías”; a los medios los tachó de “enemigos del pueblo”.

“A medida que me entero de más cosas, estoy llegando a la conclusión de que lo que está en marcha no es un juicio político, es un GOLPE” cuyo objetivo, tuiteó, sería despojar al pueblo de su “poder de votar, sus libertades, su Segunda Enmienda, su religión, su ejército, su muro”.

Luego, en rueda de prensa con motivo de la visita de su homólogo finlandés, Sauli Niinisto, insistió: “Esto es un delito fraudulento contra el pueblo de Estados Unidos. Es el mayor fraude de la historia, remarcó, para luego acusar de “corruptos” a los medios de comunicación.

También tuvo insultos contra Adam Schiff, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara Baja y quien encabeza las investigaciones para abrir un juicio político contra el presidente Trump por su polémica llamada telefónica en julio a su homólogo ucraniano, Vladimir Zelensky, en la que le pidió colaborar en investigaciones sobre si el hijo de Joe Biden, favorito para la candidatura presidencial demócrata con miras a las presidenciales de 2020, había incurrido en actos de corrupción en Ucrania.

“Deberían forzar [a Adam Schiff] a renunciar del Congreso. Es escoria (…) Debería renunciar al cargo en medio de la desgracia y, francamente, deberían juzgarlo por traición”, dijo Trump.

Niinisto se mantuvo estoicamente en silencio mientras, en un tono muy agresivo, Trump despotricó a diestra y siniestra durante más de 10 minutos: “Respeto mucho a los denunciantes, pero sólo cuando son reales”, subrayó el mandatario refiriéndose a la persona cuya identidad sigue siendo un misterio y que dio origen a la investigación lanzada por la Cámara de Representantes el 24 de septiembre, la cual puede derivar en un juicio político y la eventual destitución del jefe de Estado.

“Esa persona es un espía, en mi opinión”, dijo Trump. Luego, reviró contra Biden: “Biden y su hijo son unos verdaderos delincuentes”.

El mandatario, además, defendió al secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y consideró que Schiff no está a su altura.

Pompeo admitió ayer desde Roma, donde se encuentra de visita, haber participado en la conversación telefónica entre el presidente Trump y Zelensky.

“No estamos bromeando”. Decididos a mantener la presión, los demócratas del Congreso amenazaron ayer con obligar a la Casa Blanca a proporcionarles los documentos que exigen vía citatorios. Los legisladores dijeron que enviarán formalmente una orden al Ejecutivo para entregar esa información el viernes, si no cumple voluntariamente. “No estamos bromeando aquí, no queremos que se prolongue durante meses, ya que esa parece ser la estrategia del gobierno”, advirtió Schiff.

En respuesta, el mandatario de Estados Unidos aumentó el tono de sus diatribas, luego de citar el domingo a un pastor bautista que habló de los riesgos de la “guerra civil”. “Los demócratas que no hacen nada deberían centrarse en la construcción de nuestro país, no en perder el tiempo y la energía de todos en PORQUERÍAS”, tuiteó poco antes de la rueda de prensa.

El procedimiento del impeachment, raro en la historia de Estados Unidos, está sacudiendo la campaña electoral para las presidenciales de noviembre de 2020, en las que Trump intentará obtener un segundo mandato.

En una rueda de prensa ayer en el Congreso, Schiff acusó a Pompeo de haber intentado “presionar a testigos” para obstruir la investigación contra Trump y, además, avisó a la Casa Blanca de que “no está jugando” con esas pesquisas y tiene intención de requerir los documentos por la vía legal.

El presidente estadounidense tuiteó: “Todas esas tonterías del juicio político no van a ninguna parte y están impulsando una bajada del mercado de valores. Eso es lo que los demócratas quieren hacer. Están dispuestos a dañar a nuestro país porque sólo están pensando en las elecciones de 2020”.

Schiff aseguró que los demócratas están muy preocupados por la posible interferencia del gobierno estadounidense con los testigos, y afirmó que cualquier esfuerzo en esa dirección de parte del presidente, Pompeo u otros funcionarios sería considerado como una obstrucción a la justicia.