Convierta a LA NOTA DEL DÍA en su fuente de noticias

¿Y si fuéramos tú o yo?

18/05/2019 

Por Abisai Vázquez López /Guadalajara, Jalisco.

En los últimos días hemos sido testigos de una campaña en todos los medios de comunicación y las redes sociales, por la detención del apóstol y presidente internacional de la Iglesia La Luz del Mundo, Naasón Joaquín García; como consecuencia de ello, hemos sido ampliamente informados acerca de las acusaciones vertidas por el fiscal de California Xavier Becerra quien le imputa de 26 cargos de índole sexual.

Todo esto ha provocado que externemos una opinión, aunque propia, de manera implícita es manipulada por la constante vorágine de información, desde el fiscal, hasta la gran mayoría de medios de comunicación por el mundo, sin embargo es necesario utilizar el principio de presunción de inocencia y no emitir juicios anticipados, que dañen y menoscaben la integridad moral y física de las personas. Para poder emitir un juicio de esta naturaleza, debemos tener los elementos necesarios, porque de otra manera podemos incurrir en la difamación y la calumnia.

La presunción de inocencia, es una conquista que figura en el artículo 9 de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789. Este principio está recogido, asimismo, en el artículo 6.2 del Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, en el artículo 14.2 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, así como en la Quinta Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

Se trata de un principio jurídico penal acerca del cual el artículo 11 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece: “Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en un juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias a su defensa”.

Es por eso amigos que pongo en la mesa este tema y sé, que aunque las imputaciones que se le hacen al líder de la glesia La Luz del Mundo son en el estado de California, han repercutido de manera trascendental en nuestro país, por ser la sede internacional de esta iglesia; particularmente en la ciudad de Guadalajara, Jal. Motivo por cual hemos tomado partido de este tema, en nuestros trabajos, en la escuela, en nuestro hogar etc. Denostando, ridiculizando y hasta discriminando a los fieles de dicha asociación religiosa.

A lo cual queridos lectores hago unas preguntas: ¿Y si fuéramos tú o yo? ¿De qué manera tomaríamos nosotros las imputaciones que se nos hicieran? ¿Qué postura asumiríamos si se divulgaran como ciertas a través de los medios de comunicación y las redes sociales? ¿Qué experimentaríamos si se nos es violado nuestro derecho a la presunción de inocencia? Porque nadie experimenta en cabeza ajena, pero ninguno de nosotros quisiera experimentar y pasar por el escrutinio público, donde es fácil despedazar y deshacer la buena honra de las personas, vivimos en un mundo cada vez más deshumanizado y presto para ridiculizar a los demás. Son los medios de comunicación y las redes sociales un medio muy propio para todo ello, actualmente se han utilizado para contribuir y propiciar linchamientos mediáticos, que incitan a la violencia e intolerancia y a la falta de respeto a los derechos humanos.

Por último y a colación del tema quiero compartirles un precepto bíblico que dice así: “guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño”.

Al tiempo queridos lectores, al tiempo…