Ishey Namgail ha dedicado toda su vida a una forma de arte que ha pertenecido a su familia durante generaciones. Namgail, de 83 años, trabaja en su taller centenario en la región montañosa de Ladakh en la India y elabora trabajos en metal ornamentados utilizando las mismas técnicas que sus antepasados, hasta su fuelle de piel de cabra. Más que un simple maestro en su oficio, es uno de los últimos artesanos de su tipo en el planeta. Para su cortometraje El fabricante de teteras, el director británico Duncan Parker viajó a la remota aldea de Chilling, en Namgail, para capturar su intrincado proceso, así como sus exquisitos resultados. Esto incluye la creación de una tetera de cobre con un mango en forma de dragón utilizada tradicionalmente para servir a reyes o monjes de alto rango. Y, como documenta Parker, aunque el oficio de Namgail está en gran peligro, su llama probablemente arderá durante al menos dos generaciones más, a medida que su hijo y su nieto retomen el oficio familiar.

Fuente